domingo, 25 de mayo de 2014

PENSAMIENTO POLÍTICO EN PAULO FREIRE

Algunos trazos del  pensamiento político de Paulo Freire
Lo invitamos a suscribirse. Sólo envía un mensaje en blanco a: 
peruforopaulofreire-subscribe@yahoogroups.com

¿HAY UN PENSAMIENTO POLÍTICO EN PAULO FREIRE?

No es un manual. Se construye y se recrea a partir de la lectura del mundo para transformarlo.

"No hay vida ni existencia humana sin pelea ni conflicto. El conflicto hace nacer nuestra conciencia. Negarlo es desconocer los mínimos pormenores de la experiencia vital y social. Huir de él es ayudar a la preservación del status quo"

Nos preguntamos: En la experiencia humana ¿sólo y siempre hay conflictos? ¿Qué observas? ....¿Qué observamos?

Participa. También nos puedes enviar textos que tú selecciones. Por ejemplo también sobre el poder, el Estado, las clases sociales, etc. También pueden ser empleados en Círculos de Cultura y en reuniones de formación ciudadana, en el aula y en reuniones de base.

Anímate. Entre todos construimos autogestionariamente este espacio latinoamericano freireano.
josé.


"Nadie se libera solo". Paulo Freire.


1.  “La proclamada excelencia del capitalismo, a la que  se contrapone la muerte de la utopía del socialismo, por un lado subraya cada vez más la perversidad del capitalismo, y por el otro la vigencia  del sueño socialista, depurando o depurándose a costa de sacrificios y sufrimientos, de la distorsión autoritaria.

De ahí que se afirme cada vez más la coincidencia entre socialismo y democracia frente al fracaso del socialismo autoritario y a la maldad intrínseca del capitalismo, insensible al dolor de las mayorías explotadas.

Si el sueño de la burguesía emergente era el  capitalismo en el marco de la democracia burguesa, está cada más claro que  el sueño de las mayorías populares debe ser el socialismo, también dentro del ambiente democrático.

2.  "La cuestión fundamental no es acabar con la democracia sino perfeccionarla, teniendo como eje central  ya no al capitalismo, sino al socialismo…. Forjar  la unidad entre socialismo y democracia es el desafío  que claramente  nos instiga, en este fin de siglo y comienzo del milenio. Desafío, y no destino cierto; utopía, pero no destino  o sino. Futuro como problema, como probabilidad, y no como tiempo inexorable. ( p. 156-157)

3.  “La democracia que sea estrictamente política se niega a sí misma.  En ella, el derecho que se ofrece a las masas populares es el del  voto. Del voto que, en  las circunstancias perversas  de la miseria en la que aquellas masas sobreviven, se envilece y se degrada.  En estas sociedades  la democracia se  asegura a los miserables y a los pobres el derecho  a morir de hambre y de dolor. Ese es el caso brasileño….

La democracia puramente formal hace muy poco, o casi nada, por la liberación de los oprimidos, a no ser  a través de la  utilización  de espacios políticos cuya existencia la misma democracia formal no tiene cómo no admitir.  Espacios que deben ser aprovechados  por los progresistas en la lucha por la transformación de la sociedad”.

4.  “Por otro lado, la democracia que se autodenomina económica, de cuyo sueño forma parte de la superación  de las injusticias perpetradas en el sistema capitalista, pero en la que en los ideales de justicia, igualdad y respeto a las personas se encuentran sometidos a los estrechos espacios  del marco autoritario, se deteriora y se pervierte …

5.  “Como siempre he insistido, esa vocación  -de humanización-  no es la expresión de un sueño idealista, sino una cualidad que los seres humanos han incorporado histórica y socialmente a su naturaleza. En este  sentido, las discriminaciones de clase, de sexo, y de color,  a las que su sume cualquier otro tipo de discriminación y de falta de respeto hacia el ser humano, al negar esa vocación  también  niegan la democracia”.

6.  “Ninguna sociedad alcanza la plenitud  democrática sino se estructura legalmente para defenderse con vigor frente a tales arremetidas. Más aún, tampoco alcanzará  la plenitud de la democracia si sus leyes contra la discriminación  no son puestas en práctica, o lo son de una manera facciosa. Por todo esto  no basta  con el aparatado de las leyes (democracia jurídica);  es indispensable  que se hagan efectivas, sin importar  quiénes sean las personas a quién deban aplicarse” (p. 165-166)

7.  Utilizando una fórmula  tan antigua como aún eficaz, el dominador divide entre si a los dominados, y de esta manera continua reinando. La unidad de los diferentes se impone una vez más si éstos pretenden ser eficaces en su justa lucha” (p.199-200) (…) El desmoronamiento de lo que se llamó el “socialismo realista” y no a mi entender, del sueño o de la utopía socialista” (p. 200) (…)

8.  “La cuestión de la violencia, no sólo -es- física, directa, sino también la subrepticia, simbólica, violencia y hambre, violencia e intereses económicos de las grandes potencias, violencia y religión, violencia y política, violencia y racismo, violencia y sexismo, violencia y clases sociales.

La lucha por la paz, que no significa luchar por abolir, ni siquiera por negar los conflictos, sino por el enfrentamiento justo y crítico  de los mismos y la búsqueda de soluciones correctas para ellos,  es una exigencia  imperiosa de nuestra época”.

9.  “Sin embargo, la paz no precede a la justicia. Es por eso que la mejor manera  de luchar por la paz es haciendo justicia. Nadie domina a nadie, nadie roba a nadie, nadie discrimina a nadie, nadie maltrata a nadie sin ser legalmente castigado. Ni los individuos, ni los pueblos, ni las culturas, ni las civilizaciones. Nuestra utopía, nuestra sana insanidad, es la creación  de un mundo en la que el poder  se apoye de tal manera en la ética que, sin ella, se desmiembre  y no sobreviva… “

10.  "La libertad  no se recibe de regalo, es un bien que se enriquece en la lucha por él, en la búsqueda permanente, en la medida misma que no hay vida  sin la presencias, por mínima que sea de la libertad.  Pero a pesar de que la vida  en sí implica la libertad, esto de ninguna manera significa  que la tengamos gratuitamente. 

Los enemigos de la vida la amenazan  constantemente. Por eso necesitamos luchar, a veces para defenderla, a veces para reconquistarla y a veces para ampliarla. (…)

En cierta parte de El Capital, hablando del trabajo humano en comparación con el del animal, Marx dice que ninguna abeja se compara al más ínfimo “maestro de obras”. Y es que  el ser humano, incluso antes de producir el objeto, tiene la capacidad  de idearlo. Antes de hacer la mesa el obrero la tiene dibujada en la “cabeza”. Esta capacidad inventiva, que implica la comunicativa, existe en todos los niveles  de la experiencia vital (…) p. 206)… “No importa en qué sociedad  estemos ni a qué sociedad pertenezcamos, urge luchar con esperanza y denuedo” (p. 207)

Cartas a Cristina. Duodécima carta
No sólo basta conocer el pensamiento de Freire
Si te sientes identificado con él, ahora debes aplicarlo en la vida diaria
Por: José Rouillon Delgado


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada